lunes, 24 de octubre de 2011

¿COMO LLEGAR A "SER SUMISA"?




La primera pregunta que se hace una mujer que cree tener tendencias sumisas es si realmente tiene vocación sumisa, si ESsumisa o es sólo una fantasía .

Una sumisa lo es, cuando al menos se cumplen los siguientes requisitos:

1)Que se sienta sumisa.
2)Que quiera ser sumisa.
3)Que quiera esforzarse en ser sumisa.
4)Que no haya nada que le impida finalmente SER sumisa.


1) QUE SE SIENTA SUMISA: ¿Cómo sabe una sumisa que es sumisa?, éste es el primer problema con el que se enfrenta una sumisa, no sabe si realmente es sumisa, no sabe realmente lo que quiere y de dos maneras:

-Si es algo pasajero o profundo.
-Si sus sentimientos son sumisos, dominantes o ambos a la vez.

Se podría decir que una mujer “se siente“ sumisa si percibe, siente, experimenta, sentimientos y necesidades sumisas en su interior. Lo que primero se suele percibir, las vivencias sumisas iniciales más conocidas e inmediatas son las FANTASÍAS sumisas.
Normalmente se suele partir de ahí. La lectura de los relatos BDSM puede ser un buen instrumento en la exploración de las propias fantasías, con la condición de no perder de vista que son sólo eso: fantasías.

Lo que realmente define la sumisión y lo que primero debes preguntarte si tienes, es lo que ha venido en llamarse la “esencia sumisa“, que en resumen es el deseo profundo de conseguir la propia felicidad a través de la felicidad del Amo.
Es decir, cuando se da el hecho paradójico de que cuanto más te despegues de tu propia satisfacción para entregarte a conseguir la de tu Amo, más feliz serás en tu entrega. Ésta es la gran
PARADOJA de la sumisión. La otra gran paradoja la constituye el hecho de que, la mayoría de las sumisas, experimentan una sensación de mayor libertad cuanto más sumisas, sujetas y entregadas se sienten.


Esta primera y aparente paradoja además, parece ir en contra del Principio del Placer, por el cual, todo ser vivo tiende a la satisfacción de sus necesidades y el placer que ello le proporciona. Porque la sumisa como todo ser vivo, tiende a conseguir su propia felicidad. Nada ni nadie, ni mucho menos su Amo, deben apartarle de este empeño vital.

Pero además parece que va en contra del principio fundamental de la sumisión por el cual, ésta debe proporcionar placer en sí misma. No tiene sentido someterse a alguien, si esa sumisión no va a darle satisfacciones a la persona sumisa.

El secreto de esta aparente paradoja y sus contradicciones está en el RITMO y el NIVEL. Cada sumisa tiene un ritmo y un límite en su entrega, límite a partir del cual ya no le resulta placentera.
Piénsese por ejemplo, que todas las sumisas no tiene vocación de esclava, ni tienen porque tenerla. Suelen encontrarse Amos, que estúpidamente se empecinan en lograr que sus sumisas superen un nivel para el que su sumisa no tiene capacidad ni posibilidad. Su nivel está muchas veces limitado simplemente por sus propias circunstancias personales. A veces la impaciencia e inmadurez del Amo le hace exigir a su sumisa un nivel superior demasiado pronto y demasiado rápido.

En realidad si una persona tiene tendencia a la sumisión, tiene la necesidad más o menos desarrollada de procurar la felicidad de su Amo. Pero cualquiera puede comprender, que a una sumisa no se le puede pedir desde el primer día que la satisfacción de hacer feliz a su Amo supere la natural tendencia a conseguir su propio placer inmediato.

Pero lo que sí puede pedírsele a una sumisa es que haga su entrega a su RITMO. Un ritmo guiado y dirigido inteligentemente por su Amo que poco a poco le ayudará a superar esta aparente contradicción y a buscar y encontrar en su interior el placer de la entrega. Y todo ello hasta un NIVEL, “su“ nivel, el que ella y su Amo antes o después encontrarán, y que éste deberá respetar como uno más de sus límites.

Todo esto no viene por arte de magia, porque sí. Para que la sumisa encuentre su felicidad en la aparente negación de la suya, necesita ante todo que su entrega sea reconocida y apreciada por  su Amo, necesita de su apoyo y estímulo positivo, además de un comportamiento correcto de su Amo, con trabajo, dedicación, honestidad etc.



Ocurre frecuentemente que los Amos olvidan que lo primero que un Amo debe lograr de una sumisa es que sea feliz en su sumisión, lo que a su vez redundará en un mayor deseo de ella de darle toda la felicidad y satisfacción posible. Este maravilloso método se llama “la Espiral Positiva“.

2) QUE QUIERA SER SUMISA: Una sumisa puede que tenga deseos sumisos pero puede que no quiera dejarlos salir, practicarlos. Las causas pueden ser muchas. Quizá porque su necesidad no es lo suficientemente perentoria para....

a)      QUE QUIERA ESFORZARSE EN SER SUMISA: Ser sumisa -como el ser Amo- conlleva esfuerzos y renuncias que quizá una mujer no esté dispuesta a hacer. También implica a veces riesgos físicos, emocionales y de todo tipo que no le compense afrontar.

b)      QUE NO HAYA NADA QUE LE IMPIDA FINALMENTE SER SUMISA: Puede que la sumisa tenga a su favor los tres requisitos anteriores, pero es posible que no pueda llevar a cabo su sumisión de manera práctica por motivos ajenos a ella. Las razones pueden ser variadísimas: No encontrar el Amo que a ella le parezca apropiado, su situación familiar, minusvalías físicas, etc .

En definitiva, no basta la fantasía de ser sumisa. Para SERsumisa, se necesita sentirlo, querer serlo, esforzarse en ello y que no haya nada que le impida finalmente SER SUMISA.

3) ¿PERO, REALMENTE SOY SUMISA O TODO LO CONTRARIO?

Muchas veces he oído de Amos: “¡Bah!, mi sumisa no sabe lo que quiere“. Sin pensar que éste es un proceso normal. Ocurre frecuentemente. Al principio la sumisa no sabe identificar muy bien lo que le pasa. Es labor de su posible Amo guiarle (sin forzarle jamás), primero en la elección del lado de la fusta en el que quiere quedarse y después en qué nivel quiere vivir su tendencia. A veces ocurre que la mujer en cuestión, realmente no tiene necesidades BDSM de ninguna clase. En este caso, un Amo honesto y responsable debería expresarle su opinión en este sentido.

El problema es, que todos somos switch, sólo que tenemos un porcentaje mayor de una tendencia u otra. Decidirse a qué lado quedarse a veces lleva tiempo.

No te inquietes ante la aparente paradoja de que tener un caracter fuerte y sin embargo tener fantasías sumisas. Si tienes fantasías exclusivamente sumisas, lo más probable es que tu tendencia principal sea efectivamente sumisa. Esto ocurre porque EL CARÁCTER NO DEFINE LA TENDENCIA. Puedes perfectamente tener un carácter fuerte y tu tendencia ser sumisa, o viceversa en cuanto
al dominante.

Además, la sumisión no aparece con cualquier persona y en cualquier lugar, se suele disparar en ciertos momentos y situaciones, no en cualquier momento. De ahí que por ejemplo, una actitud dominante de alguien que no conoces, que no te atraiga o que esté fuera de contexto, se suele percibir más como algo patético que como una situación excitante.

Jay Wiseman en su obra “BDSM“, Página 467, propone un criterio, que aunque simple, es muy efectivo: “Si quieres saber qué es lo que te va, presta una atenta mirada a qué es lo que estás fantaseando justo antes del orgasmo cuando te estás masturbando“

Ser sumisa es en principio muy sencillo, consiste sólo en eso:  SER sumisa, es decir, que mientras desees serlo y ante la presencia de tu Amo, tu cuerpo y tu mente reflejen una ACTITUD sumisa, tener pensamientos sumisos, obedecer sumisamente, y sobre todo, que se note tu felicidad de ser sumisa, junto con la satisfacción de aumentar el bienestar de tu Amo. Una sumisa que no es feliz de serlo, es una mujer que escenifica su sumisión, pero NO es sumisa.

1 comentarios: