miércoles, 13 de julio de 2011

De los collares y la propiedad

Collares:
Aquí es donde hay mas confusiones y se suscita la controversia. El collar es un símbolo físico de la propiedad dentro de la dominación y la sumisión al igual que la alianza de boda lo es dentro de las relaciones  vainilla. Hemos de pensar que un collar es tan serio como un anillo de bodas, si no más serio, por sus implicaciones. Estoy convencido de que un collar debe ser el punto más álgido de una relación y no el primer paso como muchos parecen pensar. ¿Se imaginan a alguien casándose con alguien por conocerlo sólo unas semanas? ¿Por qué le proporcione unos grandes orgasmos? Yo espero que no. Una vez más, la propiedad tiene un poderoso significado. No creo que deba ser tratado como un juego.
¿Mis palabras significan que ponerle el collar a alguien después de un par de horas o días es malo o que lo está haciendo mal? ¡No!. Todo el mundo tiene completa libertad con respecto a la forma en que viven su vida, pero  he de decirles que tengo tanto derecho a pensar como pienso como ustedes a pensar lo contrario.
De los tipos de imposición de collar:
Hay miles de formas de imponer un collar, se reflejan dos ejemplos:
Algunos dominantes optan por ofrecer su collar a una sumisa y ella entonces tiene la opción de aceptarla o denegarla. Creo que la mayoría de los dominantes lo ofrecen cuando están seguros de que la respuesta será una aceptación  emocionada, "¡SÍ!! SÍ ¡Oh Dios mío, sí!"
Algunos dominantes exigen  que la sumisa mendigue para un collar. Sí, ha leído correctamente. He dicho "mendigar". En este caso la escena cambia y  corresponde a la parte sumisa ponerse de rodillas y hacer un ruego a la propiedad. (Ejem) “Voy a ser la mendiga. Mi mendicidad consistirá en la luz de velas, ropa sexy, yo de rodillas, llorando y  pidiendo a gritos que mi Señor me imponga el collar”. A continuación, El Dominante tiene la opción de rechazar o imponerle el collar.
Pero sea el método que sea el de alcanzar la imposición de collar, sepan que ambos dos tanto parte dominante como sumisa se están comprometiendo en un acto de tanto valor simbólico como pudiese ser una boda vainilla.
Y no creo que por unas cuantas horas de diversión nadie piense en comprometerse de por vida.
El llevar un collar es un hecho que marca muy profundamente, anillos podemos llevar muchos, alianzas de boda, ya por su simbología y significado no creo que tantos  El collar, de hecho puede ser un collar físico o puede ser cualquier otro símbolo de Dominación
Tu vida, es tu elección.


Propiedad:
No todo el mundo elige ser propiedad o tener propiedad (sumis@). No hay ninguna ley, norma o costumbre, que diga que usted debe ser dueño de una propiedad o ser propiedad. Algunos pueden elegir un enfoque más informal que es lo que encaja en su estilo de vida. Lo que se adecue para usted y su vida es lo adecuado y no permitan que nadie diga lo contrario. Pero sea consecuente con su elección, tanto si es estricto como si adopta una forma más informal, sea sincero y dígaselo a su partenaire.
¿Qué es la propiedad? La propiedad en un dominante es aceptar la responsabilidad de cuidar a un/a sumis@ como de su propiedad. En el sumiso es el compromiso personal de pertenecer a otra persona. Y DEBERÍA ser el resultado de conocerse dos personas lo suficientemente bien, como para tener este compromiso. No debe tomarse a la ligera ya que implica muchas responsabilidades. El sumiso tiene que cerciorarse de que el
dominante quiere tener la propiedad y acepta asumir las responsabilidades ante el/ella, y el dominante debe saber que igualmente el sumiso puede cumplir también su parte del acuerdo. La propiedad puede ser una herramienta muy poderosa dentro de la relación.
Hay que ejercer el poder con prudencia y sabiduría.


Conclusión:  
1) Ser propietario de un ser humano es una gran responsabilidad. No lo tome a la ligera.  
2) Uno puede ser propiedad sin el uso de un collar 
3) El collar es un símbolo de pertenencia y de compromiso  
4) No existe una manera correcta o equivocada, sólo TU camino  
5) Elige con cuidado y con prudencia. Después de eso, ¡disfrutad de vuestra vida!  

0 comentarios:

Publicar un comentario