jueves, 22 de diciembre de 2011

Los nueve niveles de sumision


Esta página es presentada como un camino para que los que son principiantes puedan entender los términos (condiciones) y aplicarlos a sí mismos. Incluso para que vean las muchas variaciones dentro de este estilo de vida, su terminología y las creencias de la gente. No es una clasificación exhaustiva.
Raven Shadowborne
Dentro de la subcultura de S/M, gente diferente utiliza estas palabras "sumisa y esclava" para designar cosas muy distintas. Cuando las sumisas dicen "quiero ser tu esclava", a veces sólo quieren decir que ellas quieren ser atadas y azotadas. Muchos dominantes profesionales (generalmente no con mucha sinceridad a sus clientes sumisos) tratan a sus clientes como "esclavos". En el otro extremo, hay gente que quiere ser sirviente a tiempo completo, y que realmente quieren existir únicamente para el uso, disfrute y conveniencia de su dominante. En medio de estos dos extremos existe un montón de matices
1- EL MASOQUISTA NO-SUMISO (KINKY SENSUALIST)
No está dentro de la servidumbre, humillación o abandono del control; solamente le gusta el Dolor o la sensualidad picante, en términos propios del masoquismo y para el placer directo del masoquista (por ejemplo movido única o principalmente por su propia sensación corporal más que por ser usado para el disfrute sádico de su compañero)
2- NO-ESCLAVO, PSEUDO-SUMISO
No entra en el juego de la "esclavitud", pero le gusta jugar al rol de "sumisión", por ejemplo: Juegos de profesor de escuela, infantilismo, travestismo forzado. Por lo general dentro de la humillación, pero no de la servidumbre, incluso en el juego. Dicta la escena en gran medida.
3- ESCLAVO DE JUEGO PSEUDO-SUMISO
Le gusta jugar a ser un esclavo, le gusta sentirse subordinado e incluso puede en algunos casos gustarle sentirse usado para satisfacer el sadismo de su compañero; puede incluso servir al dominante en> algunos sentidos, pero solo en los términos decididos por el esclavo. Dirige la escena en gran medida, a menudo fetichista (por ejemplo los adoradores del pie)

4- VERDADERO SUMISO NO-ESCLAVO
Realmente cede el control (solo temporalmente y dentro de los límites convenidos) Pero alcanza su satisfacción en la sumisión a otros más que sirviendo o siendo usados por el dominante. Usualmente se enciende con el suspense, la vulnerabilidad y el ceder la responsabilidad. No dirige la escena salvo en términos muy generales, pero busca su propio placer también (más que alcanzar el placer en el placer del dominante)
5- VERDADERO SUMISO QUE HACE DE ESCLAVO
Realmente cede el control (temporalmente, solo durante escenas y sin límites) y alcanza su satisfacción en servir / ser usados por su dominante pero solo con fines de diversión, normalmente eróticos. Puede no gustarle el dolor. Si le gusta, se enciende con el dolor de forma indirecta, por ejemplo: le gusta ser un objeto de su compañero sádico, y pone muy pocos límites o exigencias.
6- NO COMPROMETIDO A CORTO PLAZO PERO MÁS QUE SEMI-ESCLAVO DE JUEGO.
Realmente cede el control (generalmente sin límites), quiere servir y ser usado por su dominante, quiere ofrecer servicios prácticos eróticos y no eróticos pero solo cuando está de humor. Puede incluso actuar como un esclavo a tiempo completo digamos que por unos días, pero puede abandonar en cualquier momento (o al final del tiempo acordado) Puede o no tener relaciones largas con el Amo de otro, pero, del mismo modo, el esclavo tiene la última palabra sobre cuando servirá.


7- ESCLAVO A MEDIA JORNADA PERO VERDADERO.
Tiene un compromiso adquirido en una relación Amo / esclavo y se considera como la propiedad del dominante en todo momento. Quiere obedecer y complacer a su Amo en todos los aspectos de su vida eróticos y no eróticos. Dedica la mayor parte del tiempo a otros compromisos (por ejemplo: trabajo) pero su Amo es lo primero en su tiempo libre.
8- ESCLAVO A JORNADA COMPLETA
Dentro de nada más que unos límites y exigencias amplios, el esclavo solo vive para el placer del dominante. El esclavo espera a cambio ser considerado como una posesión estimada, no muy diferente al ama de casa tradicional pero dentro del mundo de S / M la posición tiende a ser totalmente consensual, sobro todo en el caso del esclavo masculino. Dentro del mundo de S / M el acuerdo del esclavo a tiempo completo es establecido de una forma explícita, siendo consciente de la magnitud de esto, con más conciencia de los peligros posibles, y de la magnitud de la cesión de poder y normalmente se asume más cuidadosamente, con mayor conciencia de los peligros y con acuerdos más claros y específicos que los adoptados en el matrimonio tradicional.
9- ESCLAVO TOTAL SIN LÍMITES
Una fantasía ideal que probablemente no existe en la vida real (salvo en los cultos religiosos autoritarios y otras situaciones donde el consentimiento es inducido por el lavado de cerebro de la presión social o económica y así no es totalmente consensuado) Unos cuantos puristas de S / M insistirán en que no eres realmente un esclavo salvo que hagas todo lo que tu Amo desee, sin límites de ningún tipo.

lunes, 24 de octubre de 2011

¿COMO LLEGAR A "SER SUMISA"?




La primera pregunta que se hace una mujer que cree tener tendencias sumisas es si realmente tiene vocación sumisa, si ESsumisa o es sólo una fantasía .

Una sumisa lo es, cuando al menos se cumplen los siguientes requisitos:

1)Que se sienta sumisa.
2)Que quiera ser sumisa.
3)Que quiera esforzarse en ser sumisa.
4)Que no haya nada que le impida finalmente SER sumisa.


1) QUE SE SIENTA SUMISA: ¿Cómo sabe una sumisa que es sumisa?, éste es el primer problema con el que se enfrenta una sumisa, no sabe si realmente es sumisa, no sabe realmente lo que quiere y de dos maneras:

-Si es algo pasajero o profundo.
-Si sus sentimientos son sumisos, dominantes o ambos a la vez.

Se podría decir que una mujer “se siente“ sumisa si percibe, siente, experimenta, sentimientos y necesidades sumisas en su interior. Lo que primero se suele percibir, las vivencias sumisas iniciales más conocidas e inmediatas son las FANTASÍAS sumisas.
Normalmente se suele partir de ahí. La lectura de los relatos BDSM puede ser un buen instrumento en la exploración de las propias fantasías, con la condición de no perder de vista que son sólo eso: fantasías.

Lo que realmente define la sumisión y lo que primero debes preguntarte si tienes, es lo que ha venido en llamarse la “esencia sumisa“, que en resumen es el deseo profundo de conseguir la propia felicidad a través de la felicidad del Amo.
Es decir, cuando se da el hecho paradójico de que cuanto más te despegues de tu propia satisfacción para entregarte a conseguir la de tu Amo, más feliz serás en tu entrega. Ésta es la gran
PARADOJA de la sumisión. La otra gran paradoja la constituye el hecho de que, la mayoría de las sumisas, experimentan una sensación de mayor libertad cuanto más sumisas, sujetas y entregadas se sienten.


Esta primera y aparente paradoja además, parece ir en contra del Principio del Placer, por el cual, todo ser vivo tiende a la satisfacción de sus necesidades y el placer que ello le proporciona. Porque la sumisa como todo ser vivo, tiende a conseguir su propia felicidad. Nada ni nadie, ni mucho menos su Amo, deben apartarle de este empeño vital.

Pero además parece que va en contra del principio fundamental de la sumisión por el cual, ésta debe proporcionar placer en sí misma. No tiene sentido someterse a alguien, si esa sumisión no va a darle satisfacciones a la persona sumisa.

El secreto de esta aparente paradoja y sus contradicciones está en el RITMO y el NIVEL. Cada sumisa tiene un ritmo y un límite en su entrega, límite a partir del cual ya no le resulta placentera.
Piénsese por ejemplo, que todas las sumisas no tiene vocación de esclava, ni tienen porque tenerla. Suelen encontrarse Amos, que estúpidamente se empecinan en lograr que sus sumisas superen un nivel para el que su sumisa no tiene capacidad ni posibilidad. Su nivel está muchas veces limitado simplemente por sus propias circunstancias personales. A veces la impaciencia e inmadurez del Amo le hace exigir a su sumisa un nivel superior demasiado pronto y demasiado rápido.

En realidad si una persona tiene tendencia a la sumisión, tiene la necesidad más o menos desarrollada de procurar la felicidad de su Amo. Pero cualquiera puede comprender, que a una sumisa no se le puede pedir desde el primer día que la satisfacción de hacer feliz a su Amo supere la natural tendencia a conseguir su propio placer inmediato.

Pero lo que sí puede pedírsele a una sumisa es que haga su entrega a su RITMO. Un ritmo guiado y dirigido inteligentemente por su Amo que poco a poco le ayudará a superar esta aparente contradicción y a buscar y encontrar en su interior el placer de la entrega. Y todo ello hasta un NIVEL, “su“ nivel, el que ella y su Amo antes o después encontrarán, y que éste deberá respetar como uno más de sus límites.

Todo esto no viene por arte de magia, porque sí. Para que la sumisa encuentre su felicidad en la aparente negación de la suya, necesita ante todo que su entrega sea reconocida y apreciada por  su Amo, necesita de su apoyo y estímulo positivo, además de un comportamiento correcto de su Amo, con trabajo, dedicación, honestidad etc.



Ocurre frecuentemente que los Amos olvidan que lo primero que un Amo debe lograr de una sumisa es que sea feliz en su sumisión, lo que a su vez redundará en un mayor deseo de ella de darle toda la felicidad y satisfacción posible. Este maravilloso método se llama “la Espiral Positiva“.

2) QUE QUIERA SER SUMISA: Una sumisa puede que tenga deseos sumisos pero puede que no quiera dejarlos salir, practicarlos. Las causas pueden ser muchas. Quizá porque su necesidad no es lo suficientemente perentoria para....

a)      QUE QUIERA ESFORZARSE EN SER SUMISA: Ser sumisa -como el ser Amo- conlleva esfuerzos y renuncias que quizá una mujer no esté dispuesta a hacer. También implica a veces riesgos físicos, emocionales y de todo tipo que no le compense afrontar.

b)      QUE NO HAYA NADA QUE LE IMPIDA FINALMENTE SER SUMISA: Puede que la sumisa tenga a su favor los tres requisitos anteriores, pero es posible que no pueda llevar a cabo su sumisión de manera práctica por motivos ajenos a ella. Las razones pueden ser variadísimas: No encontrar el Amo que a ella le parezca apropiado, su situación familiar, minusvalías físicas, etc .

En definitiva, no basta la fantasía de ser sumisa. Para SERsumisa, se necesita sentirlo, querer serlo, esforzarse en ello y que no haya nada que le impida finalmente SER SUMISA.

3) ¿PERO, REALMENTE SOY SUMISA O TODO LO CONTRARIO?

Muchas veces he oído de Amos: “¡Bah!, mi sumisa no sabe lo que quiere“. Sin pensar que éste es un proceso normal. Ocurre frecuentemente. Al principio la sumisa no sabe identificar muy bien lo que le pasa. Es labor de su posible Amo guiarle (sin forzarle jamás), primero en la elección del lado de la fusta en el que quiere quedarse y después en qué nivel quiere vivir su tendencia. A veces ocurre que la mujer en cuestión, realmente no tiene necesidades BDSM de ninguna clase. En este caso, un Amo honesto y responsable debería expresarle su opinión en este sentido.

El problema es, que todos somos switch, sólo que tenemos un porcentaje mayor de una tendencia u otra. Decidirse a qué lado quedarse a veces lleva tiempo.

No te inquietes ante la aparente paradoja de que tener un caracter fuerte y sin embargo tener fantasías sumisas. Si tienes fantasías exclusivamente sumisas, lo más probable es que tu tendencia principal sea efectivamente sumisa. Esto ocurre porque EL CARÁCTER NO DEFINE LA TENDENCIA. Puedes perfectamente tener un carácter fuerte y tu tendencia ser sumisa, o viceversa en cuanto
al dominante.

Además, la sumisión no aparece con cualquier persona y en cualquier lugar, se suele disparar en ciertos momentos y situaciones, no en cualquier momento. De ahí que por ejemplo, una actitud dominante de alguien que no conoces, que no te atraiga o que esté fuera de contexto, se suele percibir más como algo patético que como una situación excitante.

Jay Wiseman en su obra “BDSM“, Página 467, propone un criterio, que aunque simple, es muy efectivo: “Si quieres saber qué es lo que te va, presta una atenta mirada a qué es lo que estás fantaseando justo antes del orgasmo cuando te estás masturbando“

Ser sumisa es en principio muy sencillo, consiste sólo en eso:  SER sumisa, es decir, que mientras desees serlo y ante la presencia de tu Amo, tu cuerpo y tu mente reflejen una ACTITUD sumisa, tener pensamientos sumisos, obedecer sumisamente, y sobre todo, que se note tu felicidad de ser sumisa, junto con la satisfacción de aumentar el bienestar de tu Amo. Una sumisa que no es feliz de serlo, es una mujer que escenifica su sumisión, pero NO es sumisa.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Reglas de sumision


1. A partir del momento en que tu Amo te acepta como sumisa pasas a ser de su entera propiedad en  cuerpo y mente y tu única aspiración será adorarlo y complacerlo cada día más y mejor.
2. Tú no tienes voluntad ni quieres nada. Tus únicos deseos son las órdenes de tu Amo.
3. No harás nada que no sea ordenado o autorizado por tu Amo. Permanece siempre expectante  porque las órdenes pueden serte dadas de muchas formas: de viva voz o con una simple mirada,  etc.
4. No responderá a preguntas que tengan que ver con su Amo, salvo que su Amo la autorice.
5. Escucha con la máxima atención las palabras de tu Amo y cumple sus órdenes al pie de la letra.
6. A cualquier indicación de tu Amo contestarás siempre "Si, mi Amo" o lo que Él te haya  ordenado,  agachando la cabeza en señal de obediencia. Para ti el NO es impronunciable.
7. Una instrucción de su Amo siempre es prioritaria, disculpará su presencia y atenderá las
Instrucciones de su Amo.
 8. No tienes derecho a cruzar tu mirada con la de tu Amo. Permanece con la cabeza agachada en
Señal de obediencia y sumisión salvo que el desee lo contrario.
9. Nunca debe discutir ni polemizar con su Amo
10. Jamás te dirigirá a  tu Amo con familiaridad o de forma convencional, tratándole con el debido respeto.


11. Debe ceder el paso en las puertas, no debes sentarse a la mesa ni comenzar a comer  antes que tú Amo
12. Aprende los gestos y las actitudes propias de una sumisa: nunca cruces las piernas,  ni en público ni en privado, y acostúmbrate a mantener los labios entreabiertos. (No aprobada)  Aprende también las posiciones para servir de mueble a tu Amo: como felpudo o mesita auxiliar,  para que sus pies puedan descansar sobre tu espalda, para que las palmas de tus manos le sirvan  de bandeja o cenicero, para sostener una copa entre tus pechos...
13.-Nunca tocarás  o frotarás tus pechos, o sexo con las manos, juguetes o cualquier objeto y de cualquier manera que puedas experimentar placer sexual o  sensual sin el permiso de tu AMO
14. No te preguntes las razones de las órdenes o castigos de tu Amo. Simplemente acéptalos y
Cúmplelos poniendo todo tu empeño en ello. Tu dolor es el placer de tu Amo y esa es la única razón  de tu servidumbre
15. No esperes de tu Amo las más mínimas muestras de afecto. Lo más parecido a ellas serán  los azotes de su fusta, que agradecerás uno a uno diciendo "Gracias, mi Amo" o lo que Él te haya  ordenado. (No aprobada)
16. Tu Amo decidirá cuál debe ser tu aspecto en cada momento. Como debes mostrarte ante Él y cómo en público. Por regla general llevarás peinados sencillos y cortes de pelo rectos.  Tu ropa de calle habitual consistirá en prendas discretas y holgadas y zapatos planos
17. Te comportarás en público con la máxima discreción, pero si tu Amo desea verte o exhibirte  como una puta perra entonces deberás vestir la indumentaria apropiada y adoptar poses obscenas
Y extremadamente provocativas.
18. Tu Amo podrá depilarte o raparte cómo y cuando le apetezca, para castigarte o simplemente  para ajustar tu aspecto a sus deseos. Si temes ser rapada, piensa que para él aumentará tu  atractivo y que es a él, solo a él, a quien debes gustar.
19. Puesta en escena, tu Amo decidirá las prendas que debes lucir en cada situación,  Por regla general se consideran imprescindibles un collar de perra y calzado de tacón alto,  sean botas por encima de las rodillas, zapatos de salón o sandalias que estimulen su fetichismo. Cualquier otra prenda no deberá dificultar el acceso inmediato de tu Amo a tus orificios.  Por eso están prohibidos los panties y se recomienda que los bodies, corsés, etc. dejen los pechos al descubierto y los realcen.


20. Te sentirás orgullosa de llevar el collar de perra o cualquier otro atributo de sumisa que tu Amo te imponga  pues significan que le perteneces
21. Cuando tu Amo te ordene que te quites o pongas una prenda lo harás con celeridad y  dejando las cosas perfectamente ordenadas
22. Procura reunir un buen vestuario de cuero, látex, charol o vinilo así como un muestrario variado de botas y zapatos conforme a las preferencias de tu Amo. En tu ropero habrá por lo menos indumentaria adecuada para asumir los roles de criada, puta, esclava y gran perra.
23. Cuida tu cuerpo para que tu Amo te encuentre siempre atractiva y dispuesta a ser usada.  Mantén con el máximo cuidado la higiene corporal. Evita los perfumes fuertes y los excesos de  cosmética y maquillaje salvo que tu Amo lo desee. Tu cutis, tus labios, tus pechos o tu coño  deben parecerle apetitosos en todo momento
24. En presencia de tu Amo cuida tus gestos, tus posturas y tus movimientos de forma que resulten  excitantes. Descubre tu misma cuando le apetece verte insinuante y sensual y cuando desea  que seas la mas guarra y la más salvaje de las putas.
25. En este caso demuéstrale sin ninguna reserva que estás hambrienta de su polla y de su látigo.
26. Venerarás los instrumentos con que tu Amo te someta a su disciplina con la misma reverencia
 Con que adorarás su polla.
27. La polla de tu Amo requiere la máxima adoración. Cuando la introduce en cualquiera de tus  orificios. Cuando la lames o la succionas. Cuando te la refriega por la cara. Cuando mana chorros  de semen. Cuando te rocía con su orina o simplemente cuando está en erección, sea a la vista,  sea oculta.
28. La leche eyaculada por tu Amo será para ti un regalo precioso y un exquisito manjar que en  ningún caso debes desperdiciar. Recoge siempre con el máximo cuidado la que quede alrededor  de  tu coño o sobre tu cuerpo y trágatela golosamente a no ser que recibas la orden de darte  un masaje con ella. Si a tu Amo le apetece correrse en tu boca o en tu cara, o si quiere que le  limpies la polla después de correrse, usa la lengua.
29. Si tu Amo se corre en un preservativo, pídele permiso para apurar su contenido.  Si se masturba, acércale una fuente y sostenla para recoger su chorro de leche. Luego límpiale  cuidadosamente la polla y las manos con tu lengua y pide su autorización para sorber su leche  como una perra hambrienta. (No aprobada)
30. Tus órganos sexuales no te pertenecen. Como todo tu cuerpo son propiedad de tu AMO que
 Dispondrá de ellos a su antojo.


31. Tus orgasmos serán siempre autorizados y administrados por tu AMO. No tendrás ninguno  sin su permiso, que incluso suplicarás cuando estés siendo usada por él. Si incumples esta regla te expones a un castigo  
32. En presencia de tu Amo no tendrás intimidad. Suplica su autorización para hacer tus necesidades y el decidirá como y donde debes hacerlas.
33. Dormirás desnuda y en el suelo. Si tu Amo te permite hacerlo de forma más confortable considéralo un privilegio.
34. Cuando tu Amo te ordene que cojas o le traigas algo tu forma natural de hacerlo será de la forma q ordene tu AMO
35. Tienes terminantemente prohibido decir cosas del tipo "quiero...”, "me gustaría", etc. pues tu
 Voluntad ha sido anulada 
36. Mantén tu boca entreabierta, tu lengua y tus labios húmedos y dispuestos para lamer y chupar  en cualquier situación, salvo cuando tu Amo te amordace.
37. Cuando tu Amo te ordene que limpies algo hazlo lamiendo, tanto si se trata de alguna parte  de su cuerpo (polla, manos, ano...) como de sus zapatos o incluso del suelo. (Zapatos y suelo no)
38. Por regla general permanecerás en silencio, pero cuando dirijas la palabra a tu Amo hazlo con  el máximo respeto y dándole el tratamiento que te ha enseñado (mi Amo, mi dueño, mi señor...).
Mantén la cabeza agachada y háblale sin levantar el tono de voz. Utiliza frases cortas y di las cosas  con claridad, brevedad y precisión. No hagas preguntas innecesarias.
 39. Cuando te encuentres en presencia de tu Amo y una tercera persona te dirija la palabra deberás darle a entender que primero debe dirigirse a él para que te autorice a hablar
40. Cuando participes en escenas en las que además de tu Amo intervengan otras personas o  sumisos, demuestra a todo el mundo que tu Amo es el mejor y que ha hecho de ti la mas sumisa,  la mas guarra y la mas puta de las sumisas. Haz que se sienta orgulloso de ti.

41. Llegará el día en que tu Amo te prestará a otros Amos, a sus amigos o incluso a otros sumisos.  Sírvelos tal como tu Amo desee y negarte a todo aquello para lo que no tengas su autorización.  Delata a quienes pretendan separarte de tu Amo.
42. Si tu Amo posee otras sumisas además de ti, serás siempre la última en sus preferencias. No aspires a ninguna prioridad o trato preferencial.
43. Tus órganos sexuales no te pertenecen. Como todo tu cuerpo son propiedad de tu Amo que  dispondrá de ellos a su antojo. En ningún caso podrás usarlos para buscar placer por tu cuenta sin  la autorización de tu dueño.
44. Tus orgasmos serán siempre autorizados y administrados por tu Amo. No tendrás ninguno  sin su permiso, que incluso suplicarás cuando estés siendo usada por él. Si incumples esta regla te  expones a un castigo muy severo.
45. Tu coño, tu ano y tu boca serán follados indistintamente
46. No rehúyas ni opongas resistencia a la disciplina o los castigos que tu Amo te imponga.  Superarás mejor cada una de las pruebas si aprendes a tensar o relajar tu cuerpo en función de  las situaciones, cuando tu Amo te azote, te fustigue, te golpee, te pellizque, te arañe, te ate,  te amarre, te suspenda o te folle.  Tu Amo decidirá si debes ser tatuada o anillada, donde y cuando. Las esclavas anilladas son siempre las preferidas de sus Amos.
48. Desarrolla tu capacidad de autocontrol sobre las sensaciones dolorosas para mejorar progresivamente tus prestaciones. Verás gozar a tu Amo y te sentirás satisfecha de conseguirlo.
49. Eres una sumisa y no tienes capacidad de iniciativa, pero debes rehuir las actitudes puramente  pasivas y resignadas, absolutamente inapropiadas. Muéstrate siempre expectante, participativa  e imaginativa. De vez en cuando ofrece a tu Amo alguna parte de tu cuerpo para su disfrute,  regálale prendas u objetos que pueda usar contigo y demuéstrale aquellas de tus habilidades  que últimamente no ha explotado. Hazlo para complacerle pero asume que si no lo consigues  serás castigada.
50. El adiestramiento y el aprendizaje de una sumisa no acaban nunca. La imaginación es el mejor instrumento para un perfeccionamiento constante.
51. Confiesa a tu Amo todo aquello que realices en contra de su voluntad, incluso los pensamientos  negativos. Se absolutamente transparente porque la m entera o el engaño significarían el fin  de tu servidumbre. Ahuyenta tus dudas exponiéndolas abiertamente. Tu Amo decidirá los castigos que mereces y tomará las decisiones oportunas para tu reeducación
52. Solicita periódicamente autorización para exponer a tu Amo un balance de tu servidumbre:  los cambios que notas, los logros de los que te sientes orgullosa, aquellas cosas en las que temes  no complacerle al 100 y aquellos otros retos frente a los cuales todavía te sientes insegura o temerosa. Pídele ayuda para vencerlos y renueva tus promesas de absoluta sumisión.
53. Agradece infinitamente a tu Amo cada uno de sus desprecios, de sus castigos, de sus humillaciones, de sus azotes... porque son etapas del camino que conduce hacia la virtud.
54. El poder y la autoridad de tu Amo te infunden temor y respeto. Su sabiduría y su perverso  refinamiento te fascinan. Estás orgullosa de pertenecerle y tu máxima satisfacción es comprobar  que usarte le produce más placer cada día.
55. Conclusión: si deseas satisfacer plenamente tus fantasías de sumisa debes concentrar todas tus energías, absolutamente todas, en adorar, complacer y obedecer ciegamente a tu Amo, tu único  Dueño y Señor.


EN PALABRAS DE UN DOMINANTE

No olvidemos que una sumisa es una persona ante todo y como tal tiene sentimientos, no dejemos pasar por alto que en la sumisión todo se realiza desde el consenso, la seguridad, y mirando por la salud de la persona que nos da su vida su cuerpo y su alma, todo Domínate antes consensuara con su Sumis@s todos los términos morales de su acuerdo, ya que hay actos que no todos realizamos por moralidad, el grado de adiestramiento de cada sumis@.
Su Amo sabrá cómo llevarlo a cabo y el tiempo del que requiera, nunca olvidemos que esto que está escrito no es una ciencia matemática así que la forma de llevarlo a cabo, las bases, las practicas etc. son las que cada relación requieran por dichos cónyuges, finalizar mi nota con la firme intención de que mis palabras solo sean dichas con la finalidad de al menos plantearse y tener claro que cada sumisa/so es un mundo y como tal su señor sabrá cómo llevar dicha relación, no olvidar que la sinceridad genera la confianza y sin eso no hay nada.

AMOPGB

lunes, 22 de agosto de 2011

Normas de Sumis@s


1. Descubrimos que somos sumisos y Gozamos en Ser Dominados.
2. Nos damos cuenta que Sólo un Poder Dominante nos Puede Controlar.
3. Tomamos la decisión de Someternos a un Dominante y Aceptar Sus Órdenes como Ley.
4. Hacemos un Inventario exhaustivo y auténtico de nuestras Aspiraciones sumisas, y de los  obstáculos.
5. Confesamos nuestras fantasías de sumisas, las metas, y las desviaciones a nuestro Dominante.
6. Estamos preparados para someternos a nuestro Dominante para la Instrucción y la Disciplina.
7. Hacemos una lista de Nuestros Requisitos Dominantes, y la tentativa para cumplirlos.
8. Pedimos humildemente que nuestro Dominante derribe cualquier barrera para nuestra Entrega.
9. Aceptamos el Castigo que nuestro Dominante considere apropiado.
10. Continuamos nuestros esfuerzos de aprender a complacer a nuestro Dominante.
11. Descubrimos, por la paciencia y la perseverancia, las alegrías de Rendirnos al Control de  Nuestro Dominante.
12. Somos apropiadamente disciplinados por nuestro Dominante, así como también recompensados cuando nuestra conducta lo merece, resolvemos hacer todo lo mejor posible para  complacer a nuestro Dominante


sábado, 6 de agosto de 2011

Humillación y autoestima en la sumisión

Ante todo, cualquier persona que tenga una autoestima baja debería abstenerse de practicar D/s. El motivo es muy evidente, en este tipo de juego, o forma de vida, o filosofía, o como quiera calificársele, ya que depende de cómo lo viva cada cual, hay dos roles claramente definidos: uno Dominante, y otro sumiso. Por supuesto un Dominante con baja autoestima teóricamente no lo practicaría, ya que se necesita mucha destreza mental, seguridad, firmeza, etc., cosas que obviamente no podría ejercer si no estuviera seguro de sí mismo.

Hablemos entonces de la sumisa. Hay la falsa creencia de que la sumisa es un ser “inferior”, ya que acata las órdenes de otro ser, su Amo. Paradójicamente, la sumisa debe ser una persona fuerte, conocerse bien a ella misma, valorarse, estimarse, lo que también equivale a tener una autoestima alta. Para entregarte a otra persona, primero has de tener muy claras tus ideas, saber escoger a quien te entregas, aprender y mejorar cada día como persona para que tu Amo se sienta orgulloso de ti, y quererte a ti misma. Una sumisa es el reflejo de su Amo, así que tanto el uno como el otro, querrán que ella crezca, no que ella vaya devaluándose como persona. Y lo más importante de todo, que todo lo que gane la sumisa tanto personalmente, emocionalmente, sexualmente, etc., redundará en un placer y disfrute por parte de su Amo. Cuánto más nutras a tu sumisa, más te complacerá y te dará. Esto es una tarea que requiere tiempo y mucha paciencia, pero los frutos obtenidos serán sólidos y placenteros para los dos.

Se realiza un inciso para decir que si una sumisa quiere practicar la D/s para sanar esa autoestima, no es para nada aconsejable. Esto es un modo de vida, no una terapia psicológica, y puede acarrear muchos problemas tanto a su posible Amo, como a ella. Lamentablemente hay muchos Amos que no velan adecuadamente por la salud mental de su sumisa, y se limitan a humillarla. Eso puede causar lesiones psicológicas graves, así como anulación de personalidad por dependencia de las decisiones que su Dominante toma por ella. Y es más, un Dominante que vea que su sumisa tiene problemas psicológicos, debería alertarse, ya que no olvidemos que al aceptarla, él asume unas responsabilidades, por lo tanto una persona trastornada puede provocarte un sinfín de problemas, incluso legales si ésta decide denunciarte. En este mundo nos valemos de la confianza, así que es mejor para ambos saber con quién estamos jugando.

El juego de la humillación

Como ya hemos mencionado antes, ambas personas adoptan roles opuestos, uno Dominante y otro sumiso. El Dominante es el que adiestra, dirige, ordena y controla todo. La sumisa está en manos de su Amo y debe obedecerle, y acatar sus decisiones, salvo las que previamente hayan pactado como límites.

Podríamos diferenciar dos tipos claros de humillación: la física y la mental. La física está claro que es la parte en la que el Dominante, mediante unas técnicas, inflige dolor a su sumisa, ya sea por placer o por un castigo, o por adiestramiento. En cierta manera aquí estaríamos delante de un comportamiento sádico y un comportamiento masoquista, a distintos niveles, desde los más suaves, hasta los más duros. Es importante encontrar alguien que tenga las mismas expectativas que tú en este sentido.

Nos encontramos en lo que se llama una sesión o –escena-, en la cual ambos disfrutan de la ejecución de dichos actos. Un ejemplo: el Amo azotando y la sumisa recibiendo dolor. Ambos obtienen placer a su manera. Uno viendo el efecto de sus actos en la otra persona, y la otra entregándole su cuerpo para su placer, además que es sabido que para muchas personas el dolor es excitante, y mezclado con el sexo se pueden alcanzar cotas muy altas de placer y éxtasis.

Antes de poder entregarse totalmente, la sumisa debe ser preparada y adiestrada por su Amo, quien debe vigilar que sus actos sean bien entendidos. Para adiestrar a la sumisa, esta ha de pasar unas pruebas, una educación. Ha de ser disciplinada cuando debe, no ha de ser celosa, ya que su Amo no le pertenece, sino ella a él. Es decir, un sinfín de cosas que debe asimilar, y muchas veces serán costosas de entender. Un Amo puede usar cierto vocabulario, o firmeza o disciplina, o incluso hacer que la sumisa haga cosas que no le son agradables, con lo cual son humillantes, ya que van en contra de las normas y educación que recibimos en la infancia, y lo que cotidianamente vivimos. La tarea del Amo es hacer que entienda que eso es parte del juego, que no es nada personal, y que no la menosprecia para nada. Si no es así, puede que ella se sienta realmente humillada como persona, y que sufra crisis de autoestima, se sienta inferior, devaluada. Esto sería la humillación mental. El hecho de situarla en un plano abstractamente inferior en ese momento.

Si esto no se entiende bien, si el Amo no explica bien sus métodos para que la sumisa avance, puede que ella los malentienda y se sienta frustrada y que piense que no sirve como sumisa y que no le complace. Para ello ha de haber mucha confianza y comunicación. La sumisa no debe callar nunca sus temores, ya que pueden ser infundados. Y los castigos infligidos por el Amo han de ser para mejorarla, no para hundirla. Si se fracasa ahí, puede sufrir crisis de autoestima, y más si se trata de una sumisa con tendencias perfeccionistas, y con una mente analítica. Es un error típico de las personalidades analíticas intentar encontrar explicaciones para todo, y no todas tienen una explicación de este tipo. Son directrices que el Amo usa para causar unas reacciones. A veces nada es lo que parece. La sumisa puede estar pensando que su Amo no la valora, y sin embargo él está intentando provocar una reacción en ella para adiestrarla o para que supere problemas y trabas.

Es por ello que muchas veces nos encontramos con sumisas inteligentes que dicen tener baja autoestima. Esto, lo que significa, es que su mente no lo entiende de manera lógica, no lo procesa correctamente, y se crea una alarma en forma de sentirse mal, ya que tiene que hacer cosas que le son muy costosas, y su psique se rebela. Ella se forma sus propias teorías de lo que está sucediendo debido a su tendencia a analizarlo absolutamente todo. Este tipo de sumisa suele ser bastante rebelde y difícil de llevar, ya que no se dejará llevar con la misma soltura que alguien que no cuestiona ni analiza ni piensa tanto las cosas. Pero con el tiempo y paciencia se enriquecerán enormemente como personas y como sumisas y su entrega será inmensa y total, ya que el camino que han recorrido ha sido largo, han comprendido, y ya no dudan.

Con lo cual, tres pilares muy importantes para que se dé esa entrega que todo Amo anhela son: Confianza, comunicación, y respeto.

FUENTE: http://sadomasoquismo.wordpress.com

martes, 26 de julio de 2011

Credo del sumis@

 
• Comunicaré a mi Am@, con total sinceridad, mis necesidades, deseos, límites y experiencia.
• No intentaré manipular a mi Am@ ni trataré de empujarl@ a llevar una sesión como yo quiera, en otras palabras, no intentaré ‘dominar’ a quien me domina.
• Mantendré una mente abierta para probar cosas que me incomodan e intentaré expandir mis límites y continuar creciendo como sumis@.
• Aceptaré la responsabilidad de descubrir lo que agrada a mi Am@ y cumpliré lo mejor que pueda con todos sus deseos.
• No me entregaré para ser dañado o para que abusen de mí.
• Seré educado con mis amigos sumis@s. Compartiré mis conocimientos y experiencia con ell@s con la esperanza de que aprendan y se beneficien de lo que yo he aprendido.
• Responderé siempre y a todo a mi Am@ y no intentaré ocultarle nada de lo que mi mente y mi cuerpo están sintiendo de tal forma que pueda ayudarle en sus responsabilidades.
• Aceptaré la responsabilidad si una sesión o la relación va mal. No echaré toda la culpa a mi Am@ por el mero hecho de que domina.
• Haré el regalo de mi entrega sólo a quien pueda responsablemente recibirla y así lo desee. No pondré a nadie en la posición de dominarme si no lo desea ni daré mi respeto a alguien que no se lo haya ganado.
• Sé que el bdsm no es una competencia y nunca pensaré que soy el mejor sumis@ porque haya elegido someterme a un nivel diferente que otr@ ni haré alarde de las experiencias que haya tenido.
• Seré obediente con lo que mi Am@ me pide. Sé que mi Am@ sólo quiere lo mejor para mí y que, a menudo, conoce mejor que yo lo que necesito en cada momento.
• Sé que mis acciones reflejan a mi Am@ y haré todo lo que pueda para dar una buena imagen suya ante otros.
• Llevaré mi título de sumis@ con orgullo. No dejaré que otros crean que ser sumis@ es ser débil o tonto.

100 Consejos para elegir un AMO en la red (5parte)


*TU COMPORTAMIENTO COMO SUMISA

(74) Ser sumisa consiste sólo en eso: SER sumisa, es decir, que ante la presencia de tu Amo, tu cuerpo y tu mente reflejen una ACTITUD sumisa, tener pensamientos sumisos, obedecer sumisamente, y sobre todo, que se note tu felicidad de ser sumisa junto con la satisfacción de aumentar el bienestar de tu Amo. Una sumisa que no es feliz de serlo, es una mujer que escenifica su sumisión, pero NO es sumisa. 
(75) No creas que los grandes gestos de entrega te harán una gran sumisa. Los grandes gestos pasan y se olvidan, por el contrario la auténtica sumisión se demuestra día a día, mostrando tu actitud sumisa en los pequeños detalles, los pequeños gestos y entregas diarias que reforzarán vuestro vínculo. Deberías valorar mucho más el Amo que aprecie los pequeños gestos diarios, que el que te pida un gran gesto (a veces muy sospechoso).
(76) El principal enemigo de tu sumisión está en ti misma. El principal problema de una sumisa no es cómo debe comportarse. Tu principal enemigo es creer que eres sumisa exclusivamente para tu propio placer, el placer de  usar a tu Amo para tus juegos de sumisión. Dependiendo del nivel en el que quieras vivir tu sumisión, cuanto más te despegues de tu propia satisfacción para entregarte a conseguir la de tu Amo, más feliz serás en tu entrega. Esta es la gran PARADOJA de la sumisión. Cuando la comprendas, la interiorices y la lleves a la práctica (según tu nivel), habrás superado el principal reto que tiene una sumisa. Todo ello, con la condición de que tu Amo sepa reconocer tu
entrega. Es tu derecho.
(77) Que no te vendan la idea de que eres mala sumisa porque no aceptas todo lo que tu amo te pida; “todo“ no debe ser aceptado o asumido. Es un error fruto de la ignorancia. Mala sumisa es la que miente a su Amo cuando la pregunta es pertinente, la que incumple sus compromisos de sumisión cuando estos están dentro de los límites pactados, la que falta al respeto hacia su Amo si este lo merecía etc. Pero una sumisa no es mala sumisa si se niega a obedecer una orden que está fuera de límites.
(78) No te consideres menos sumisa por usar tu palabra de seguridad. Si una sesión se te hace insoportable la culpa no es tuya sino de tu Amo, y eso te legitima para usarla. Es lógico que tu Amo quiera que avances pero con la condición de que respete tu ritmo. Además forzar la sumisa más allá de sus posibilidades, va contra el principio general de que la sumisa debe estar a gusto en su papel. Una sumisa debe esforzarse si, pero NO odiar lo que hace.
(79) Antes de obedecer una orden de tu Amo, lo único que tienes derecho a preguntarte (como sumisa) es, si la orden está dentro de los límites consensuados, si va contra tu salud, tu familia, tus hijos, la ley, si perjudica  tu vida de algún modo, etc. Si no contraviene ninguna de estas normas no tienes derecho, como sumisa, a negarte a cumplirla, y además deberías experimentar el placer de darle esa satisfacción a tu Amo.
(80) La mentira hacia tu Amo puede hacer que el sentimiento de dominio que él tenga hacia ti (un tesoro que deberías cuidar), se convierta en un castillo de arena. Toda su autoestima y su orgullo como Amo se vendrán abajo. La mentira y su hermana pequeña, la ocultación, son las peores faltas que una sumisa, como tal sumisa, puede cometer. Si tu Amo te pregunta cosas que están fuera de los límites tienes derecho a contestar o no, es tu prerrogativa. Pero si contestas, NO mientas.  No te extrañe si tu Amo ante una mentira reiterada te quite el collar y te dé la libertad sin tú pedirla.
(81) En contraposición a la ocultación, la transparencia (dentro de los límites de tu sumisión) debería ser tu gran virtud como sumisa, tu mejor entrega. La transparencia supone la entrega de tus estados de ánimo, tus sentimientos más íntimos, tus temores, esperanzas etc. Tu Amo debería saber apreciarla y valorarla como la más bella de tus entregas. Además, sin conocimiento no hay dominación posible, por ello la transparencia es un medio excelente para que tu Amo te conozca mejor. Con ella ayudarás a que su dominación tenga mejor calidad y sea más segura. Además gracias a ella conseguirás que confíe más en ti.
(82) No es lo mismo comportarse como sumisa que “ser“ y sobre todo “sentirse“ sumisa. La sumisión verdadera es un sentimiento profundo, gozoso e intensamente deseado. Solo un Amo estúpido puede creer que ese sentimiento puede ser ordenado. Por el contrario a la sumisión hay que darle tiempo para que florezca. El Amo no ha de hacer más que sembrar, cuidar y esperar que crezca  si su comportamiento ha sido correcto y la dedicación suficiente para que ello ocurra.

*¿ESCLAVA o SUMISA?

(83) La esclavitud es un estatus muy atractivo para la mayoría de las sumisas, sobre todo para las recién llegadas al BDSM. Como en todos los aspectos del BDSM, lo más importante es saber si el ser esclava está a tu alcance, si realmente tienes vocación y aptitudes para serlo y sobre todo, si vas a ser feliz siéndolo, o se trata sólo de una fantasía. Sumisas hay muchas, esclavas verdaderas muy pocas. Son joyas difíciles de encontrar.
(84) Hay varias definiciones de lo que es ser esclava. Ante todo la definición más evidente: esclava es la sumisa en su mas alto nivel. La más conocida es la que dice que es esclava la sumisa que no tiene límites, sólo tiene los que su Amo pueda tener porque confía plenamente en él. Otros opinan que es esclava aquella sumisa que no tiene ningún derecho excepto el de hacer feliz a su Amo. También hay algunos que dicen que es aquella que tiende al absoluto en su entrega, un absoluto que nunca es alcanzado, pero que en la esclava es constantemente deseado.
(85) Una sumisa ama desde el mismo momento en que lo es, puesto que (según su nivel) su principal empeño en la relación es lograr su felicidad a través de la de su Amo. En el caso de una esclava esto es especialmente cierto. De hecho la esclavitud es la mayor prueba de amor que una mujer sumisa, como tal sumisa, puede darle a un hombre.
(86) Una esclava BDSM no es una esclava en sentido literal. Su entrega está limitada por las 3 leyes fundamentales del BDSM: Sano, Seguro y Consensuado, y por otros límites evidentes en una sociedad civilizada. A mi entender la finalidad principal de la relación Amo/esclava BDSM (quizá su única finalidad) es que la sumisa se SIENTA esclava y disfrute de ese sentimiento, NO que real y literalmente lo sea.
(87) La esclavitud no debería ser entregada al día siguiente de ser sumisa. Sería señal evidente de que la relación no se toma con seriedad. Entre otras cosas porque la máxima entrega necesita de la máxima confianza, y esta confianza sólo se logra con el conocimiento mutuo que da el tiempo. Además, se trata de una decisión muy importante en la vida de la sumisa que puede tardar meses en ser tomada, a veces necesita años de estrecha convivencia.
(88) Después de ti, el factor más importante en tu esclavitud es tu Amo, a él va dirigida. Y no sirve cualquier Amo. Sin un Amo adecuado la esclavitud no es posible. Ante la esclavitud de su sumisa, la primera actitud de un Amo debería ser la del máximo respeto. Tu Amo debería percibir tu entrega como un gran honor, el mejor homenaje a su dominio, y eso debería marcar su comportamiento contigo. Ser esclava necesita de una gran madurez como persona y como sumisa...Y también de un Amo emocionalmente maduro, sano y responsable.
(89) Suele decirse que el poder absoluto corrompe absolutamente. La entrega total de la esclava puede hacer que el Amo se abandone en el cuidado y cultivo de la relación o que su moral se resquebraje fácilmente ante la obediencia sin sombra de duda que la esclava le ofrece. Además deberás estar segura que  respetará tu salud, tu familia, tus hijos, etc. Si quieres un Amo para tu futura esclavitud elige con sumo cuidado. Elígelo sobre todo por sus valores morales.
(90) Un Amo que le exige esclavitud a su sumisa, resulta patético. La esclavitud es un paso tan importante en la vida de una sumisa, que debería nacer de una decisión personal muy meditada, profunda y totalmente voluntaria. En realidad es un honor inmenso que se le hace al Amo, es el reconocimiento de muchas cosas, la principal de las cuales es que ha sabido hacerla feliz mientras era sumisa y ahora quiere hacerle el hermoso regalo de su esclavitud. Los regalos se aceptan, no se piden, y mucho menos se ordenan.
(91) Por definición, a la esclava (como tal esclava), sólo le queda un derecho, el derecho a procurar la felicidad de su Amo por medio de su esclavitud, por eso, la única petición que una esclava suele hacer, es que al menos, esa entrega total sea aceptada, reconocida, alentada. Si ésa es tu vocación, deberías asegurarte de que el Amo que elijas sea digno de esa ofrenda, que sepa valorar lo que vas a ofrecerle, y sobre todo, que te dé la suficiente confianza, porque la entrega total no es posible sin la total confianza.
*AMOR Y BDSM
(92) Privarse del amor en aras del BDSM es una estupidez. Amar es uno de los mayores placeres humanos. Todas las personas estamos en mayor o menor medida dotadas para dar y recibir amor. Los que tenemos tendencias BDSM también tenemos esa necesidad en mayor o menor medida.
(93) No confundas querer con amar. Se quiere una manzana, un coche...o un Amo. Se ama cuando además de querer a alguien nos preocupa  su felicidad tanto o más que la nuestra. Amamos cuando además de lo que nos pueda aportar una persona nos interesa el bienestar que le podamos dar. Por ello, para mi, resulta evidente que una sumisa ama desde el mismo momento en que lo es.
(94) Resulta frecuente encontrar Amos que creen que amar a su sumisa les impedirá dominarlas, que los convertirá en Amos débiles en manos de ellas. Todo lo contrario, los Amos seguros de su dominio no lo temen. Amar de forma auténtica es trabajo de espíritus fuertes. Generalmente la confusión viene de que algunos creen que todo ha de hacerse a la vez.
(95) Aunque vuestra relación sea 24/7, veinticuatro horas son muchas horas, siempre encontraréis un rincón de tiempo para la complicidad y el cariño. Hay un tiempo para cada cosa. Hay un tiempo para azotar y otro para acariciar, hay un tiempo para humillar y otro para amar. Todo eso está dentro de nosotros. No tiene sentido exteriorizar sólo las tendencias BDSM. Es absurdo reprimir la parte de nuestros afectos porque creamos que sólo así podemos llevar a cabo con éxito nuestras tendencias BDSM.

*SI ESTAS CASADA...
(96) Si estas casada o tienes pareja estable, el primer lugar donde debes buscar tu Amo no está muy lejos, está en tu propia casa. Se trata de tu esposo. No hay nada más lógico que el hombre al que amas, el padre de tus hijos, con el que compartes tu vida, sea el Amo que buscas. Algunas dicen que someterse a la persona de la que conoces todas sus debilidades le quita la aureola del Ser Todopoderoso que algunas necesitan. Éste suele ser un síntoma de sumisión inmadura: a medida que vayas madurando como sumisa, esa fantasía irá siendo sustituida por tu admiración hacia el esfuerzo que por amor a ti hará para convertirse en el mejor Amo que le sea posible. Quizá entonces descubras en él al hombre que no conocías: tu Amo.
(97) Aunque creas que es imposible que la persona con la que vives albergue sentimientos dominantes, dale al menos el beneficio de la duda. La mayoría de las personas tenemos tendencias dominantes y/o sádicas, pero en su mayor parte las reprimimos en aras de una moral que no se plantea, que lo mejor que se puede hacer con ellas es airearlas de manera sana y segura (ésa es la mayor utilidad del BDSM), en lugar de reprimirlas.
(98) Es frecuente encontrar parejas en las que, por desconocimiento mutuo, ambos han buscado información o la práctica BDSM a la vez fuera del matrimonio. Antes de llegar a esta situación absurda, asegúrate de que tu Amo no esta esperando a ser descubierto dentro de tu propio marido. Si de verdad te ama, lo intentará con la misma intensidad que tú lo hagas. Tú lo conoces mejor que nadie, y tienes muchas ocasiones para intentarlo, aprovéchate de esas ventajas.
(99) Si eres casada y estás decidida a encontrar tu Amo fuera de tu pareja, debes tener especial cuidado en elegir. Tu Amo debe ser alguien muy especial. Debe ser no sólo caballeroso, sino además, especialmente discreto. Tener muy claro que él está después de tu familia, de tu trabajo, de casi todo. Que sólo le podrás dedicar un rincón de tu tiempo aunque sea dueño de casi todo tu corazón. Debe estar dispuesto a hacer kilómetros para verte a escondidas. Tener mucho autodominio, responsabilidad y hasta azotarte de una manera especial para evitarte problemas con tu marido.
(100) Tu Amo deberá estar dispuesto a hacer mutis por el foro si ocurre que, algún día, encuentras a tu Amo en quien más derecho tiene a serlo: tu propio marido. Entonces deberá estar dispuesto a salir de tu vida haciendo el menor ruido posible, sin alharacas ni derramando lágrimas por la red. Seguramente si te has hecho merecedora de que este hombre excepcional te prodigue sus atenciones, es porque de verdad te ama. Dejarte en brazos de otros hombre será especialmente doloroso para él. Todo un hombre y todo un carácter, algo bastante difícil de encontrar. Si éste es tu caso, ten paciencia y elige bien.
Texto tomado de : Cuadernosbdsm No. 8

domingo, 24 de julio de 2011

100 Consejos para elegir un AMO en la red (4parte)


*CUIDA TU SEGURIDAD EMOCIONAL

(50) Seguramente tu primera intención será entregarte totalmente a ese dominante, del que tú estas segura, es maravilloso y desde el primer dia. Por desgracia NO debes hacerlo. Es una estupidez. Tómatelo con calma. En los consejos que siguen en este capítulo trataré de explicar el porqué de ello, y además, cómo debes hacer tu entrega emocional.
(51) Vas a entrar en un mundo mágico de la mano de tu Amo. Sentirás cosas que no pueden ser descritas, sino solo sentidas. Es frecuente que algunas sumisas, incluso las ya maduras, digan que la práctica del BDSM ha supuesto para ellas una segunda adolescencia amorosa. Es probable que por ello quedes emocional y hasta puede que moralmente, en manos de tu Amo. Es evidente que debes elegir bien, alguien que te dé confianza. Tómatelo con calma.
(52) Haz tu entrega por etapas. A medida que vayas  conociendo a tu Amo iréis profundizando en tu sumisión. De hacer la primera sesión hasta llegar a ser su esclava (si tienes deseo, vocación y aptitudes para ello) tenéis mucho camino por recorrer. Debéis explorar juntos tus auténticas necesidades, no sólo tus fantasías. Y también las de él.
(53) A una sumisa se le azota, o se le humilla porque así lo acepta, o porque lo quiere y le gusta, pero NUNCA se le maltrata. Un mal Amo confunde ambas cosas, y NO es lo mismo. Una intensa sesión de azotes deseados por ti no constituyen maltrato, en cambio, un simple bofetón no consentido puede convertirse en una terrible ofensa, un maltrato. No consientas ser maltratada. El maltrato NO es BDSM.
(54) Si un Amo te maltrata más cuanto más sumisa te muestres, es signo evidente de que se trata de una personalidad enferma. La reacción natural del ser humano (como especie) ante la sumisión, es la de producirle un efecto de apaciguamiento, que en el Amo suele traducirse en sentimientos más o menos afectivos hacia la sumisa, no de estimular un sadismo que para nada es erótico. El mecanismo de esta respuesta natural, en su vertiente positiva, es la base de lo que yo llamo la “Espiral Positiva.
(55) El “amo“ más temible y el que debes evitar a toda costa, es el que usa como estilo de dominación y sin ninguna pericia y/o maldad, el masoquismo emocional (emociones negativas) y sobre todo el masoquismo moral (ataque directo a la autoestima de la. Es un método de dominación fácil y que suele ser mal usado por gente abyecta y sin escrúpulos, capaz de hacer un enorme daño emocional a la sumisa sin pestañear. Los detectarás enseguida por sus carencias afectivas y de todo tipo, sobre todo por su falta de respeto. Son muy egoístas y no se preocuparán en absoluto de hacerte crecer. Es muy raro conseguir de ellos una palabra de aliento, en cambio te culpabilizarán por cualquier cosa, convirtiéndote en un ser triste, asqueado y con baja autoestima.
(56) Dejarte humillar o jugar con tus emociones en una escena puntual, como un juego, puede que sea catártico y hasta positivo, siempre que tu Amo sea muy cuidadoso con lo que tiene entre manos y termine con lo que se ha venido en llamar el “after care“ (cuidado emocional posterior). Pero la humillación constante, como forma de vida, es algo repulsivo y abyecto. Es el auténtico lado oscuro del BDSM. La humillación pasajera dentro de una escena consensuada puede estar bien. La humillación continua como forma de vida es una enfermedad y NO es BDSM.
(57) No te preocupes demasiado si tu Amo comete pequeñas transgresiones de las normas y los límites de manera esporádica, siempre  que él te pida disculpas (sí, has leído bien, tienes derecho a que tu Amo se disculpe cuando rebase los límites) y confiese que se ha equivocado. Lo malo es, si ese comportamiento anómalo se convierte en habitual o las transgresiones leves se convierten en graves. Si percibes que ese comportamiento se convierte en una norma en lugar de una excepción, haz tus maletas y vete. No es tu Amo, no es ni debería ser, el amo de nadie.
(58) Tu Amo tiene que contribuir a que estés a gusto en tu papel de sumisa. Es su principal logro. Puede lograr que seas muy sumisa,  que aguantes lo indecible, que tengas un comportamiento impecable, pero si no logra que experimentes el placer de la entrega de todo ese esfuerzo por él, ha fracasado. Tú estás a sus pies para ser feliz en tu sumisión, no un ser desgraciado.
(59) Tu misma sumisión puede ofuscarte y forzarte a ver correcto lo que no lo es. La mejor manera de contrastar comportamientos, es el intercambio de experiencias con otras sumisas. La amistad con otras sumisas te será utilísima, cultívala, no la pierdas, y si tu Amo te las prohíbe, empieza a desconfiar de él. Aunque discutible, resulta hasta cierto punto normal que tu Amo te prohíba relacionarte con otros dominantes, pero es muy sospechoso que te prohíba hablar con otras sumisas. Por el contrario un Amo orgulloso de su dominación, no teme que su sumisa intercambie experiencias e inquietudes con otras sumisas.
(60) No tengas nunca el sentimiento de que por ser sumisa eres una persona inferior, o lo que es peor, que por creerte inferior debes adoptar el papel de sumisa. Solo eres una persona normal que en el juego BDSM adoptas el papel de sumisa. Tu Amo debería por el contrario fomentar tu autoestima. Huye del Amo que haga lo contrario. (61) En tu sumisión no olvides nunca esto: La única obligación real de una sumisa (como el de todo ser vivo) es la búsqueda de su felicidad. Nada ni nadie (y mucho menos tu Amo) deben apartarte de este objetivo.

*LA RELACIÓN YA ESTÁ EN MARCHA, ¿Y AHORA QUÉ?

(62) Ya has elegido a tu Amo, vuestra relación se afianza, la idea de hacerla estable se va abriendo camino. Enhorabuena, pero ahora es cuando empieza vuestro verdadero trabajo. No dilapidéis estos primeros días en que todo es maravilloso y la relación se llena de alegres burbujas. Aprovechad el momento para trabajar por vuestra relación afianzando el edificio que estáis construyendo. Es el mejor momento para establecer los objetivos, los límites, las normas y los recursos para afianzarla: comenzad ya a cultivar el hábito de hacer algún alto en el camino para analizar, valorar y aumentar juntos la autoestima por vuestra relación. En el futuro surgirán tormentas que la amenazarán, es inevitable, pero si vuestra unión está bien cimentada, no importará lo fuerte que soplen los vientos. Que el éxito no os enmudezca, hablad, hablad mucho.
(63) Conoce a tu Amo. Haz una lista de sus particularidades, de su forma de ser, de su manera de reaccionar, de lo que le gusta. Cuida esa lista, cuídala como un pequeño huerto, repásala a menudo, complétala. Guarda todos vuestros mensajes y conversaciones, reléelos, te servirán para conocerle un poco mejor. Piensa en él. Busca un momento tranquilo al día, relájate y medita sobre vuestra relación. Quizá no haya mejor tiempo invertido que aquél que dediques al cuidado de vuestra unión.
(64) El 99% del éxito de vuestra relación depende de vosotros mismos, es muy frecuente echar la culpa de lo que no funciona a cualquier cosa antes de reconocer las propias carencias, y si no las reconocéis, nunca podréis mejorar. La responsabilidad del éxito o el fracaso de una relación BDSM no depende del rol. Podéis hacer de vuestra relación un cielo o un infierno, sólo depende de vosotros. Cuanto más trabajéis por vuestra unión, más se convertirá en algo gozoso en vuestras vidas, quizás vuestra mayor fuente de placer y bienestar. Nada es gratis, el paraíso tampoco lo es.
(65) Si le pides a tu Amo una relación 24/7, ten en cuenta que le estás pidiendo una atención muy grande. Si queréis vivir una relación  24/7 lo más sensato es que al principio experimentéis con ella durante períodos cortos de tiempo, para ir alargándolos posteriormente hasta lograr que tu sumisión se imbrique en tu vida diaria. La relación 24/7 puede ser muy hermosa, pero puede llegar a ser agotadora tanto para ti como para tu Amo. No cometáis el error de lanzaros a ella sin preparación, podéis hartaros.
(66) Una relación 24/7 oscila entre el protocolo estricto en un extremo y situaciones vainilla en el otro, en el intermedio se sitúa la vida diaria. Depende del estado de ánimo, del humor, del clima de la pareja. Somos personas,  no máquinas, y el BDSM está a nuestro servicio, no al revés. Lo importante de una relación 24/7 es el SENTIMIENTO continuado de posesión/pertenencia, no los protocolos y las normas en sí mismas. No hagáis del BDSM una religión. Compartid experiencias con otras parejas BDSM, eso os ayudará a evitar el aburrimiento y el hastío, y sobre todo, os ayudará a evitar que inadvertidamente lleguéis a extremos malsanos en vuestra relación .
(67) El aburrimiento, la monotonía, es el cáncer que corroe cualquier relación, y las parejas BDSM no son una excepción. La vida diaria desgasta mucho. El mejor antídoto contra el aburrimiento es la imaginación, y si no la tienes busca, en la red encontrarás incontables prácticas, variaciones y maneras de disfrutar del BDSM para sugerir a tu Amo. Podéis hacer que vuestra relación sea más apasionante que cualquier otra actividad y sólo depende de vosotros. En ello tú puedes colaborar tanto como tu Amo. El BDSM tiene enormes recursos para crear situaciones muy hermosas y emotivas. Pero además tienes todos los recursos vainilla a tu disposición, ¿por qué no?, hay un tiempo para cada cosa.
(68) Quedarse quieta como una estatua, esperando siempre las órdenes de tu Amo, es una manera de manifestarle tu sumisión, pero no es  necesariamente la mejor. A los Amos nos gusta la iniciativa en nuestras sumisas, solemos apreciar las sumisas creativas, con imaginación, y especialmente las sexualmente imaginativas...
(69) Practicad la autoestima de vuestra relación. Hablad sobre ella. Hablar de la relación es muy importante, sea del tipo que sea. Estableced canales de comunicación que os permitan hacerlo abiertamente. Procurad recordar lo positivo que haya en vuestra relación y superad lo negativo buscando estrategias y mutuas promesas de mejorar. Como en toda relación personal, lo que la mediatiza es el “clima“. Lo mejor del clima en la pareja es que puede crearse. Es el resultado de la actitud y el momento. Crear un buen clima es un buen objetivo para una sumisa.
(70) El buen humor es algo natural en una pareja que sabe crearse un buen clima. Sea una pareja BDSM o vainilla. Creer que en una pareja BDSM, incluso en las parejas que llevan adelante una relación 24/7, no puede haber humor, que todo momento ha de ser serio y ceremonial, es una estupidez. El humor es la consecuencia lógica de un sentimiento mutuo de seguridad y confianza .
(71) Los Amos también necesitamos de nuestra autoestima. Al igual que a las sumisas, a los Amos nos gusta que nuestro comportamiento como tales, nos sea reconocido. La mejor manera de darle a tu Amo ese reconocimiento consiste en mostrarle una sumisión cada vez mayor y de mejor calidad, haciéndole entender que ello es consecuencia de su autoridad, de su buen hacer, de su comportamiento caballeroso contigo. Y sobre todo, que su dominación te hace feliz, esto último debería ser el mayor de los halagos para tu Amo.
(72) Todos lo dominantes pasamos etapas de debilidad, incluso algunos llegan a dudar de su papel. En esos momentos es cuando tu ayuda se hace inestimable para tu Amo. Sin romper el rol, deberías ayudarle a superar esta etapa y mostrarte más sumisa que nunca. Y más que sumisa, amiga afectuosa. Mantente cerca de él, sé su sostén hasta que el momento pase. Luego recuperarás a tu Amo, el Amo de siempre. No te extrañe si, cuando haya pasado todo, tu comportamiento en esta etapa haga que tu Amo se muestre particularmente cariñoso contigo y te valore mucho más. Sería una reacción normal en un Amo sano.
(73) En el mundo BDSM existe la hermosa tradición,  de que cuando la pareja quiere comprometerse mutuamente, el Amo imponga el collar a su sumisa. No es obligatorio, de hecho muchas parejas no lo usan. El collar es el símbolo y el recordatorio del compromiso que une a una pareja BDSM. Es frecuente que algunas parejas organicen acto de imposición como una boda, con padrinos, amigos escogidos, comida etc. Debería ser un momento muy hermoso para recordar siempre. El collar es el recordatorio físico de tu sumisión, pero no olvides que el mejor collar es el que se lleva dentro, en tu mente y en tu corazón, el que hace que sientas la sumisión a tu Amo en
cualquier situación, en cualquier momento y en cualquier lugar.
Texto tomado de : Cuadernosbdsm No. 8